Ingredientes Elaboración Ver receta principal

Gambas al ajillo con vino blanco

Un toque de interesante de sabor es lo que le brinda el vino blanco a las gambas, que unidas con un ajillo, se convierte en la receta perfecta que puedes combinar simplemente con rodajas de pan, galletas saladas o incluso con champiñones o pimientos rojos, según tu gusto.

Receta de Gambas al ajillo con vino blanco

Gambas al ajillo con vino blanco

Ingredientes para Gambas al ajillo con vino blanco

  • Gambas frescas
  • Vino blanco
  • Perejil
  • Ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer Gambas al ajillo con vino blanco

  1. El verdadero toque de esta receta, aparte del vino blanco, es escoger buenas gambas. Asegúrate que sean blancas y estén muy frescas, si no las consigues, entonces usa otro tipo.
  2. Cuando ya las tengas lo primero que debes hacer es quitarle la cáscara y cabeza y limpiarlas. A su vez, pela y corta el ajo y también el perejil. En un sartén sofríe, en aceite de oliva, el ajo previamente picado y machacado. Procura hacerlo a fuego muy lento porque el ajo tiende a quemarse muy rápido y no querrás que ese sabor dañe el resto de la receta.
  3. Una vez que esté dorado agrega las gambas y saltea por unos minutos, cuidando que no se sequen demasiado.
  4. Cuando las gambas estén doradas, vierte el vino en el sartén y déjalo evaporarse hasta que seque y queden las gambas húmedas de aceite de oliva y vino.
  5. Sácalas y sirve con perejil picado por encima y unos trocitos de pan para acompañar. También puedes usar el perejil mientras se cocinan en el sartén, como gustes.
  6. Como ves, una receta sencilla, práctica y que no te tomará mucho tiempo preparar, sobre todo si se trata de visitas inesperadas y no tienes muchas opciones en casa.
¿Te ha sido útil esta receta?
¡Gracias por tu ayuda!
¿Cómo podemos mejorarla?

Ver más recetas de Gambas al ajillo